Las grandes corporaciones luchan por imponer sus formatos como standares, y en esta batalla